PENSION DE VIUDEDAD 2018

Ley 27/2011, de 1 de agosto, Disp. Adicional Trigésima

EEl Pacto de Toledo en 2011 recomendó que, en orden a una cobertura adecuada de las situaciones de necesidad, la intensidad protectora debería concentrarse en las personas beneficiarias de la pensión de viudedad, con 65 o más años, en las que la pensión constituye su principal fuente de ingresos.

A tal fin y de acuerdo con las previsiones de disposición adicional trigésima de la Ley 27/2011, de 1 de agosto, y de la disposición adicional cuadragésima cuarta de la Ley 6/2018, de 3 de julio, de Presupuestos Generales del Estado, con efectos desde el 1º de agosto de 2018, las pensiones de viudedad del sistema de la Seguridad Social se incrementarán desde el 52% al 60% de la base reguladora, cuando se acrediten los siguientes requisitos:

  • Tener una edad superior a 65 años
  • No tener derecho a otra pensión pública
  • No trabajar
  • No disponer de rentas de capital mobiliario o inmobiliario, ganancias patrimoniales o rentas de actividades económicas, superiores a 7.347,99 euros/año

Esta mejora de las pensiones de viudedad se aplicará de oficio a quienes ya fuesen pensionistas de viudedad en la fecha del 1º de agosto de 2018, y cumplan los requisitos indicados en dicha fecha. En cuanto a las pensiones de viudedad que se causen con posterioridad, la mejora se aplica previa solicitud del interesado y la acreditación de las condiciones exigidas.

Aplicación progresiva.- De acuerdo con lo regulado en la Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2018, se procederá a incrementar la pensión de viudedad hasta el 56% de la base reguladora, y en enero de 2019 hasta el 60%.

El incremento del porcentaje es una mejora de la pensión de viudedad, a la que se tiene derecho en tanto se cumplen las condiciones señaladas y se pierde cuando deja de concurrir alguna de las citadas condiciones.

La mejora de porcentaje se traduce en un incremento de la cuantía de la pensión contributiva. Si la pensión se encuentra complementada a mínimos, este complemento se vería absorbido por la mejora en la cuantía de ésta de forma que su reconocimiento puede resultar neutro para el titular de la pensión.